Que bonitas son, la verdad es que entre los colores, el diseño y la historia.. entran ganas de comprarse una de cada

Un abrazo